Un verano complicado

El verano de 2019, que arrancó hace apenas una semana, advierte de los efectos de la crisis climática con olas de calor, incendios y sequías. Los golpes de calor ya comienzan a registrarse y Cataluña se calcina ante la estupefacta mirada de sus habitantes que comprueban la insoportable postal. El termómetro aprieta y las eléctricas se frotan las manos: en pleno junio hacen su propio agosto. Mientras la tierra se quiebra suplicando por algo de lluvia, la contaminación toma asiento para observar el comportamiento humano. Y es que, ya son demasiado avisos en seis días de que el consumo actual y las acciones cotidianas tienen su precio. Las alternativas sostenibles continúan gritando para que no queden en el olvido, como los animales que han perdido su vida estos días en las granjas a causa de una posible mala gestión. El ahora se antoja complicado y las cabezas miran hacia otro lado, aunque hay excepciones como la de Francia, cuyo modelo podría ser imitado. Los gabinetes para la crisis climática, la situación de emergencia y los planes que comienzan a desplegarse deben actuar rápido. El episodio de calor es la primera tirada de dados y puede que no de tregua los próximos años para otra partida más. Las soluciones están sobre la mesa y las decisiones que quedaron en papel mojado, se secan como nuestras tierras y se achicharran como todas las personas que nos quitamos el sudor de la frente a las puertas del mes de julio. Durante mi camino me he percatado que todo está relacionado con cómo cuidamos nuestro hogar y la dolorosa marcha migratoria será climática. Esta forzosa salida, además de guerras o cuestiones políticas, ya tiene la vertiente vinculada directamente al entorno. Pero sigamos produciendo hasta que los recursos que vestimos de infinitos se pongan de huelga. Sigamos produciendo hasta que los vertederos nos devuelvan toda la basura. Sigamos produciendo hasta que ballenas y tiburones busquen aguas sin plástico. Sigamos produciendo hasta que la temperatura logre superar los 50 grados y la ola de calor no sea más que un preludio a un verano complicado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s